La Vida Lúcida

programa pc

De los muchos posts que quería publicar ahora toca este porque el Sábado 15 de Noviembre del 2014 tuvo lugar el último curso de Paloma Cabadas,  esa persona especial de la que os hablé al principio de este blog. Lo que ha significado Paloma Cabadas para mí, ha quedado reflejado en un libro que escribí, así que no entraré de nuevo en ello, pero no obstante tenía que escribir un post sobre su último curso: La Vida Lúcida.

¿Seré capaz en algún momento de llevar una vida lucida? Eso espero. ¿Qué es la vida lucida? Sabremos un poco más sobre ello al final de este post. Espero…

De pronto diré que lo que he interpretado es: una vida lucida es ser conscientes de lo que nos sucede, porque nos sucede, de lo que somos cómplices, entender que energía ponemos al mundo. Se podría decir ser responsables de nuestra vida. Pero sobre todo ser muy lúcido, muy conscientes, ver con claridad… ¿Por qué llevar una vida lucida? Por lo mismo de siempre: para ser más felices y plenos. No vivir a ciegas pero con plenitud. ¿soy yo consciente de todo lo que me sucede? ahyyy uhyyyy

Tomé notas solo de lo que me interesaba, de lo que me resonaba así que…¡ahí va!

Paloma comenzó animándonos a ser cada vez más nosotros mismos, vivir con el corazón abierto ya que ahora todo está a favor. Tenemos que alimentar la conexión con lo transcendente ya que es nuestra verdadera realidad e identidad. El motor de la evolución es el conocimiento y la coherencia.

Debemos asumir la realidad y ponerla en marcha todos los días apoyados en un gran conocimiento de uno mismo.

El conocimiento transcendente no cabe en los hemisferios cerebrales ni en el cuerpo. Dicho conocimiento lo adquirimos a modo de intuiciones sueños etc. Para ello hay que ahuecar lo que no sirve.

En su trabajo Paloma habla del trauma nuclear de la conciencia; hay que soltarlo y poner el foco en lo que importa:

http://www.palomacabadas.com/tienda/libro%3A-el-trauma-nuclear-de-la-conciencia-14-detalles.html

A medida que escribo me surgen muchas preguntas. Preguntas a las que tendré, en algún momento, que dedicar el tiempo suficiente a responder ya que muchas de ellas  van dirigidas a mí misma: ¿Qué es lo que me importa?

Es un poco irritante por no decir desesperante para alguien como yo que busca, anhela desesperadamente respuestas a todo, tener aún más preguntas. Espero realmente que estas preguntas me traigan algunas respuestas, válidas o que me llenen, o por lo menos que sus respuestas me sirvan, satisfagan aunque sean temporalmente…

¿Cómo saber lo que me importa?

Paloma nos siguió explicando que el reto es estar al 100% de lucidez, estar muy bien con uno mismo y por consiguiente con los demás y plenamente apoyados en nuestros talentos que son nuestros salvavidas.

¿Conozco todos mis talentos o por lo menos algunos de ellos? ¿Me apoyo realmente en ellos? ¿Vivo desde mis talentos?.

¿Los talentos cambian y evolucionan con el tiempo?

Muchas veces atribuimos a la suerte resultados consecuencia de los talentos. Los talentos nos dan alegría y vienen de lo mejor de la valoración de nosotros mismos.

A menudo esperamos que nuestro proyecto de vida sea grandioso y llamativo pero tal vez “solo” sea el curarse, estar bien (¡que no es poco!) ¿Os imaginas el mundo si todos estuviéramos curados y estuviésemos bien…todos?, ¿sin rastro de todas las patologías imperantes en el mundo?…Estando así podremos dar paso a más cosas.

Tenemos que cuidar las palabras, nuestra expresión oral: expresiones como: ir poco a poco, nos empobrecen. Tenemos que ser ambiciosos y apuntar a la luna para llegar a las estrellas.

La lucidez se caracteriza también por una claridad de conceptos y apertura.

Tenemos que ser conscientes de los niveles de ansiedad e inquietud con lo que vivimos aún en la actualidad.

Es importante también ser conscientes y valorar (mucho) todo lo que hemos sanado y celebrar todo lo que hemos logrado, esto se nos olvida a menudo.

¿Qué cara le estamos poniendo a la vida? ¿Qué hemos materializado?

Disfrutar sin protagonismo de las cosas y de sus procesos. Valorar el día a día que en su conjunto nos ayudará a llegar allí donde queramos llegar.

¿ A dónde quiero llegar?

Fracasos: son niveles de experiencia. Vivimos muy apegados a los resultados y estos solo llegan con el tiempo. Permear la materia con la energía de amar.

¿Cuál es mi aportación? Atreverse a actuar desde quien soy yo como conciencia. ¿Quién soy yo como conciencia?

¿Qué dejaré yo como legado? Lo sutil, lo alegre y feliz no se cronifica.

A veces vivimos situaciones límites para drenar sufrimiento. Esto confieso que aún no lo entiendo, como se puede drenar sufrimiento con más sufrimiento. Confío que encontraré la respuesta sino al final de este post, más adelante ya que muy a mi pesar , soy experta en situaciones límites o espero ya  que: ex experta.

Una vida sin significado no tiene sentido. ¿Qué significado tiene mi vida?

Insistió en la importancia de estar en el presente. Lo que no deja estar en el presente es el pasado. El pasado es lo que nos causa sufrimiento, el presente es decisión permanente. Debemos provocar nuestras propias crisis y movimiento natural de la vida para evolucionar, avanzar. El cambio, en cambio, es algo que disgusta al ser humano cuando lo que nos aburre es el estancamiento de la energía. El Presente es quedarse con lo mejor del pasado que es lo que importa. No dar de comer a los recuerdos.

Actitudes vestidas de patrones del pasado a las que debemos prestar atención:

  • Exigencia: carga emocional
  • Victimismo
  • Fatalismo: negatividad
  • Auto boicot: p.e con frases como: no sé si me lo estaré imaginando cuando se trata de evidencias o intuiciones
  • Impaciencia obsesiva (¡esa soy yo! Ooops): genera inseguridad y es una inmadurez respecto al tiempo y a la duración de sus  procesos. Peleándose con el tiempo no hay disfrute. Cuando se ha curado se tiene más tiempo para todo.La paciencia es ser capaz de sostener el esfuerzo en el tiempo.
  • ¿Cómo se cura la impaciencia? El impaciente debe gratificarse en el tiempo.

Debemos recuperar la valía de nosotros mismos.

El universo funciona en colaboración. Debemos tener nuestras prioridades claras. ¿Tengo mis prioridades claras? ¿Qué es lo que me importa, lo que importa? ¿a qué doy mi energía?. Todo esto hay que organizarlo en el tiempo, de esta manera nos daría tiempo a hacer todo en esta vida. Todo lo podemos administrar. La energía es tuya y tú la sostienes en el tiempo.

Debemos hacer balances frecuentes de las cosas ¿cuándo ha sido la última vez que he hecho yo un balance objetivo de mi vida, de las cosas? Debemos saber el grado de felicidad interna que nos dan las cosas, ese es un parámetro.

Estar en lo más alto es poner energía todos los días: 50 euros de energía en la hucha. Vigilancia amorosa. ¿La energía, quien se la lleva? Soltar lo que no funciona y ¡celebrar!

Nos puso el ejemplo de una ocasión en la que recibió una buena noticia que guardó durante unos días y que después comunicó a su entorno ya sin desgaste energético. Debemos aprender a ahorrar energía emocional.

No tener miedo a empezar de cero por decisión propia.

Discriminar lo esencial en la vida y disfrutar con las cosas sencillas, con lo que es gratuito. Moverse conscientemente por evolución de la conciencia. Ser dueños de nuestro tiempo. Tiene mucha fuerza, lanzarse al vacío. Estar dispuestos a cambiar los hábitos: ya sean personas u objetos, todo lo que nos genera dependencia…(¡wow! Que difícil). Alimentar una confianza mayor: soy capaz de salir de esto por mí misma. El camino correcto es aquel en el que estoy a gusto. Confiar plenamente en uno mismo, equivocarse y ajustar el ritmo. Hacer aquello que siempre quisimos hacer. ¿Ahora, que quiero hacer?

Practicar el amor a uno mismo para que desborde a los demás. Las emociones es lo que más desajusta. Disfrutar con lo que se hace en el día a día. Para que las actividades sean fuente de disfrute hay que estar en el presente. Entregarse no es rendirse ni someterse.

Paloma hizo también un repaso de las patologías cotidianas:

  • Llegar tarde, estresado
  • Dejar todo para última hora
  • No terminar las cosas, no cerrar capítulos
  • Vivir de suposiciones
  • Correr riesgos innecesarios
  • Evitar o postergar decisiones.
  • El acto de decidir es un acto de madurez. El grado de compromiso por lo que se decide o que no se decide por miedo al error. Temor a equivocarse privándonos de niveles de experiencia. Esto trae consecuencias en el tiempo
  • Vivir al límite sin ningún tipo de disfrute ¿Cómo no vivir en el límite? ¿Cómo disfrutar más si se vive en el límite por ejemplo económico?

La vida lucida se traduce  por una vida sin sufrimiento que son estados reducidos de conciencia. Para ello hay que desmantelar el poder del sufrimiento para que nadie ni nadie nos haga sufrir. Ya no es ético sufrir. Si se quiere y se pide que vaya llegando la información, llegará sin exigencias,  para ello hay que entregarse a la incertidumbre.

La emoción es un caudal de energía que va más a la par con el cuerpo. En la vida lucida no caben las casualidades y se ven oportunidades donde antes se veía impedimentos. Necesitamos silencio para saber. No tomar decisiones que no estén encajadas en nuestro ser, caminar a corazón abierto ya que no se puede herir un corazón que se ha curado.

Todo lo que se repite en la vida, viene a decirnos algo. ¿Qué me viene a decir todo lo que se repite en mi vida? Debemos observar todo lo que nos debilita y tomar distancia si corresponde. ¿Cuál es la emoción dominante que me tumba? ¿Cuál es mi punto débil? Disminuir hasta la extinción la exigencia, el control y la resistencia.

Debemos ser los protagonistas de nuestra propia vida. Ocupar nuestro espacio como los genios que viven en la abundancia total. No es fácil pero se puede hacer a través del esfuerzo y constancia en el tiempo.  La energía de amar se expresa también por el equilibrio, la justa medida de las cosas, saber disfrutar en la retaguardia de los propios descubrimientos.

Esto solo resume un poco el curso. Me quedan unos días de trabajo interior para responder estas preguntas…o intentarlo…

Reconozco que no se me da bien decir adiós, ni cerrar ciclos (aunque parezca que si) y todo eso. Y aún me sigue dando un poco de pena que ya no vaya a haber más cursos de Paloma. Debo ser muy poco evolucionada…

Así que creo que si soy capaz de contestar aunque sea medio contestar todas estas preguntas habré afinado un poco más mi brújula vital…¡eso espero, anhelo y quiero!

¡¡A por una vida lúcida, plena y muy muy muy feliz!!

Anuncios

Un comentario en “La Vida Lúcida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s