El poder de arrastre de la mediocridad

Imagen tomada de la web/image was taken from website: http://www.worleyglobalenterprises.com/rewarding-mediocrity/
Imagen tomada de la web/image was taken from website:
http://www.worleyglobalenterprises.com/rewarding-mediocrity/

El poder de arrastre de la mediocridad…

Es de estos posts que no me apetecía escribir por empeñarme en escribir siempre sobre temas que inspiren, positivos y elevadores, pero este quería salir. Me volvía una y otra vez a la mente así que no que no me queda otra que escribirlo.

Quisiera aclarar que el que yo escriba ahora sobre la mediocridad no me salva de ella. Yo tengo aspectos, desgraciadamente, muy mediocres aún en mi personalidad pero que intento subsanar… a veces con más éxito que otras. Soy mediocre cuando no cumplo con mis retos (salir a correr regularmente por ejemplo), cuando no leo lo suficiente o cuando pierdo el tiempo (aunque me he librado de la televisión y eso ¡ya es mucho!). Cuando no mejoro o aprendo algo nuevo solo por dejarme llevar por ese mal que temo tanto: la vagancia e incluso la dejadez. Cuando no tengo paciencia para invertir el tiempo y el esfuerzo necesarios en algo y quiero resultados rápidos. Pero creedme que lo intento, claro, intentarlo no me hace menos mediocre.

Pero entonces tendría que hacer una diferenciación entre la mediocridad crónica y la temporal. Son mediocres crónicos los que se regocijan en ella y ni siquiera se dan cuenta o se quieren dar cuenta que lo son, incluso alardean, se enorgullecen de ella y lo peor de todo, ¡viven y muy bien de ella!. Los temporales son los que aspiran, mediante el esfuerzo, a dejar de serlo.

Quise escribir sobre el poder de arrastre de la mediocridad cuando unos meses más tarde de haber escrito un post sobre la televisión (https://nataliasintiendo.wordpress.com/2014/12/24/un-nuevo-tipo-de-television/), me sorprendí a mí misma viendo un programa de mucha audiencia y de una mediocridad espeluznante. Me sorprendí descubriendo que si seguía viéndolo la parte latente de mediocridad en mí se activaba hasta el punto de empezar a adicionarme a dicho programa. Me vi queriendo saber que pasaría al día siguiente e interesándome por discusiones (a grito pelado, con insultos incluidos) de lo más degradantes, hasta  que el malestar físico fue tan superior al poder de arrastre que desconecté el cable del televisor en un acto heroico de desesperación y reconozco que me asusté…

Y empecé a querer entender este fenómeno. El ser humano tiende a la ley del mínimo esfuerzo, cuanto menos hace también por otro fenómeno muy curioso, menos quiere hacer…

Esta resistencia solo se podría vencer con grandes dosis de motivación, ilusión, fe etc…y esfuerzo…pero para ello necesitamos inspiración (lo explicaré más en detalle)

Así que el esfuerzo que hacía viendo ese programa donde sus concursantes se dedicaban a criticar, juzgar,  gritando, ofendiendo e insultando era menos que nulo. Pero me dije que tenía que haber algo más que el nulo esfuerzo… ¿Por qué ese arrastre es tan potente? Creo que por que no se muestran suficientemente en los medios, ejemplos inspiracionales que nos impulsen a ir hacia el otro lado, el de la grandeza, el  que eleva al ser humano. Al fin y al cabo nos movemos bastante por imitación y también por niveles de inspiración.

Supongo que si veo a alguien cercano robar todos los días, acabaré pensando que no está tan mal robar pero si le veo superándose y consiguiendo éxitos personales y profesionales eso también me inspirará a mí.

Pero hay algo mas, estos programas despertaban en mi algo básico y animal. Eso que se me despierta en el metro de Madrid cuando esta abarrotado y tengo ganas (lo confieso)  de pegar a alguien…O cuando tengo ganas de contestar mas implemente por estar de mal humor. Algo muy primitivo, que no sabría cómo calificar pero que es muy animal (animal en el mal sentido porque ningún animal hace esas cosas al no ser que sufra de rabia).

Sinceramente sin ánimo de dejar de intentar de ser positiva, carecemos de mucha inspiración aquí. Cuando yo veo a alguien muy cercano a mi sobrevivir después de haber estado 7 años trabajando en una tesis doctoral cuyos resultados académicos fueron reconocidos en su momento y descubro que por chanchullos incomprensibles en el ámbito académico no acaba de conseguir un trabajo en dicho ámbito más que merecido y vérselas para que se le publique artículos de primera línea y después de unos clics descubro que personas famosas en este país (famosas no sé porque) , ganan cantidades desorbitadas de dinero, tienen clubs de fans y miles de seguidores en redes sociales, me digo… que no entiendo nada o que lo entiendo todo. Y si, se me cae el alma a los pies…¡que triste!

Diréis que una cosa no tiene que ver con la otra y que tiene que haber de todo etc…

Pues no nos quejemos entonces que muchos jóvenes carezcan de ilusión o de ganas de llegar a algo en esta sociedad… no me quiero ni imaginar la confusión mental que deben tener algunos al contemplar este panorama.

Se castiga al talento, al que lucha, al que tiene la ambición de llegar a algo, al que se quiere superar, al que sabe y sobresale, al que estudia, al que se esfuerza y…se premia la mediocridad (personas que me inspiran como mucho a gritar, a insultar y a no aspirar a nada elevador)…

Mis preguntas son muchas: ¿Cómo protegerse de este poder de arrastre? ¿Dónde buscar la inspiración? ¿Cómo no rendirse a dicho arrastre? ¿Dónde buscar la fuerza y el poder para elevarse y seguir luchando? ¿Cómo no cabrearse y desesperarse? En resumen ¿Cómo sobrevivir a este poder de arrastre?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s